Mi nombre es Soraya y tras caminar por una ciudad de edificios altos donde en ocasiones la luz no llegaba a iluminar a los caminantes decidí pasear por un bosque donde los edificios se transformaron en árboles y el asfalto en tierra con piedras y flores. Hoy siento que mi ESENCIA fluye y disfruto de cada día, de cada amanecer y de cada instante. A todo esto me apoyo en la disciplina del YOGA como una forma de vivir y de gozar y, como tantas veces repito, “como a mí me ha funcionado tan bien siento que mi deber es COMPARTIRLO con tod@s vosotr@s”. Ésta soy yo, ésta he elegido ser yo porque me siento LIBRE.